Movilh presenta mapa de la discriminación por orientación sexual e identidad de género

Conferencia de Rolando Jiménez.
”Mapa de la discriminación por orientación sexual e identidad de género. Desafíos presentes y futuros” fue el nombre de la conferencia que dictó Rolando Jiménez, fundador del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual, MOVILH, en la Facultad de Arquitectura.

En la oportunidad Jiménez aseguró que “en la actualidad se aprecia un cambio cultural en Chile, he recorrido el país y puedo constatar que por ejemplo, una pareja del mismo sexo puede caminar de la mano sin eventualmente recibir agresiones y eso, aunque sea un cambio menor, da cuenta que la sociedad chilena están en una etapa de transición positiva”.

 

“Hemos logrado instalar el respeto a la inclusión a personas que tienen orientación sexual o identidad de género distinta. La sociedad chilena era profundamente homofóbica con expresiones muy concretas que se reflejaban en las leyes. Hace quince años despenalizamos la sodomía, le quitamos el carácter de delito a las relaciones consensuadas entre dos hombres o dos mujeres en lugares públicos, hemos desmontado la legislación, leyes y políticas públicas profundamente lesivas a la dignidad humana de quienes tienen orientación sexual o identidad de género distinta”, agrega.

En la oportunidad, Jiménez añadió que “el Movilh ha logrado transversalmente instalar esta idea de inclusión. Los avances en los derechos de la diversidad sexual, ha sido a pesar de nuestra clase política, a pesar de la izquierda y de la derecha, en estos temas, como los pueblos originarios, la mujer o la igualdad de género, la discriminación es transversal a los partidos políticos, a las ideologías políticas, ya que la izquierda ha sido igual de homofóbica que la derecha en la historia de Latinoamérica y el mundo”.

Los movimientos sociales

El fundador del Movilh explicó que “ninguno de los avances que hemos logrado en cuanto a políticas públicas ha surgido del Estado, sino más bien, ha nacido de los movimientos sociales, de las peleas y propuestas, sin ser parlamentarios y sin tener los recursos. Hoy podemos señalar que el tema está en la mesa cotidiana de todos los chilenos, eso educa y hace pedagogía de forma permanente. El movimiento homosexual aprendió desde el primer día que debía ser autónomo de los políticos o del gobierno de turno”.

“No les hemos entregado, ni le vamos a entregar nuestras demandas ni nuestra agenda de Derechos Humanos ni a la izquierda, ni a la derecha, ni al centro. No somos neutros, ni apolíticos, todo lo contrario, somos una organización que se define como el brazo político de la diversidad sexual, nos asumimos como un sujeto político de primer orden y en igualdad de valoración que un partido político. Hemos aprendido del rigor y puesto en el centro de nuestro quehacer los Derechos Humanos de la diversidad sexual y eso implica una pelea ardua”, añade.

En la oportunidad, Jiménez indicó que “la lucha política, social y cultural que hemos dado ha cambiado la vida cotidiana de las personas. En nuestro eje central de trabajo el centro siempre son los casos de discriminación, a eso le dedicamos el 90% de nuestro tiempo, y es así como el Movihl tramita más del 97% de las causas de Derechos Humanos por orientación sexual o identidad de género distinta. Hay una cuestión ética muy profunda que defendemos desde el Movihl y es que las organizaciones son un instrumento, una herramienta, no un fin en sí mismo, por lo tanto necesitan tener autonomía, estrategias claras y una capacidad de propuesta muy importante”.

“El movimiento social en Chile tiene graves problemas de dependencia de los partidos políticos y con la corrupción es más difícil identificar las líneas que separan o unen a la derecha o izquierda. Nos cuesta encontrar aliados, ya que la CUT, organizaciones sociales o estudiantiles tienen una gran capacidad de protesta, pero escasa capacidad de propuesta y en un sistema democrático, la capacidad de propuesta, diálogo y pedagogía es fundamental para cambiar las cosas”, añadió.

Al finalizar, Jiménez aseguró que “como movimiento hemos hecho un esfuerzo gigantesco, porque al ser autónomos, no les gustamos a la derecha o a la izquierda, no estamos alineados y nos cuesta mucho conseguir recursos para hacer nuestro trabajo y aun así hemos logrado contar con filiales en cinco regiones”.

 
 

Facultad de Arquitectura
Universidad de Valparaíso
Chile