Los oficios del cine y relaciones humanas, aprendizaje en el INSAS de Bruselas

Carolina Quezada.

Aprender cómo se enseñan los oficios del cine fue el objetivo de la estadía académica que realizó durante un mes la profesora de la Escuela de Cine, Carolina Quezada, en el  Instituto Nacional Superior de Artes Escénicas, INSAS, en Bruselas, considerada la universidad de las artes de la comunidad francesa de Bélgica.

La profesora viajó además con el estudiante Jorge Fuentes, quien en su calidad de alumno, debió realizar un documental sobre la ocupación de un hotel de la ciudad, ocupado por un grupo de migrantes africanos.

Carolina Quezada está a cargo de la línea de talleres, programas y metodología de la Escuela de Cine UV. Sobre su estadía en el INSAS, indica que fue “una experiencia más fuerte a nivel humano que académico, muy enriquecedora. Fui con la misión de aprender cómo se enseñan los oficios relacionados con el cine y toda esa información, tendrá un impacto directo en mi trabajo en la UV”.

En especial, sobre el momento que atraviesa la Escuela de Cine: “Estamos generando el proceso de acreditación, nos hemos reestructurado, estamos analizando y cuestionando todo y eso nos ha fortalecido como cuerpo académico sobre lo que queremos en los talleres hacia el futuro”.

Nuestra tecnología son los sentidos

Durante su estadía Carolina Quezada visitó ejercicios y clases, y sostuvo reuniones con  estudiantes y profesores. “Me interesaba ver cómo se enseña el cine en una escuela más práctica que la nuestra, lo cual nos permite apreciar nuestras debilidades y potencialidades. Toda esa experiencia impacta positivamente, enriquece, fortalece, incluso desde el lenguaje. Estar en otro lugar permite pensar desde otra perspectiva, estructurar el pensamiento y reflexionar. Desde el lenguaje es un encuentro ante la novedad, pero que contribuye a la valorización del territorio propio, que es la Escuela de Cine UV”.

Precisamente, uno de los temas que trató en su estadía fue el enfrentamiento de las nuevas generaciones con la tecnología. Un profesor le dijo “nuestra tecnología son los sentidos”. La frase fue tan potente, que a su regreso mandó a imprimir una serie de cuadernillos con la oración en la portada para entregarlos a sus alumnos y colegas.

“Los dispositivos cambiaron las relaciones humana y esto tuvo un impacto brutal en el cine, donde el trabajo en equipo es fundamental. La tecnología nos ha hecho muy flojos en algunas cosas, pero en el arte aún tiene la posibilidad de generar preguntas, por eso creo que en realidad nuestra tecnología son los sentidos. De ahí entonces la relevancia del viaje, ya que es una oportunidad para abstraernos de nuestra zona de trabajo, para evaluar desde afuera cómo lo estamos haciendo. Sé que el cuadernillo es un detalle mínimo, pero también es un gesto que puede cambiar algo”, asegura.

Perros sin cola

Carolina Quezada también se encuentra en la etapa final de postproducción de su primer largometraje “Perros sin cola”, del cual es directora, guionista y productora ejecutiva. La cinta narra la historia de Rosario, una chica adolescente en constante conflicto con su madre. Rosario, quien se encuentra en pleno proceso de descubrir su sexualidad, se enamora de su vecina que está a punto de casarse. El día del matrimonio afloran todas las verdades.

La película fue presentada en Ventana Sur, un mercado de cine Latinoamericano creado en noviembre de 2009 por el INCAA y el Marché du Film del Festival de Cannes con el apoyo de Europa Creativa, el cual luego de nueve versiones se ha convertido en el principal mercado Latinoamericano, con sede en Buenos Aires, recibiendo a más de dos mil miembros acreditados, entre los que hay más de trescientos compradores y vendedores de los cinco continentes.

“Perros sin cola” estuvo en la sección Copia Cero, reservada para cintas a punto de distribuirse. Al respecto, la académica señala que “Ventana Sur es el mercado más importante en Latinoamérica, donde llega todo el trabajo que realizan productoras, TV y cine. Tuvimos críticas muy positivas sobre el montaje y el diseño sonoro que fortalecen a la película, que mezcla el lenguaje documental con la ficción, donde la música tiene un rol muy importante a nivel de la narración”.

Por eso, para la profesora, el siguiente paso es “terminarla y comenzar el proceso de distribución. El medio es muy elitista, sólo dos personas externas forman parte del equipo, el resto son todos de la UV, con mayoría de mujeres, esperamos que la película pueda insertarse en diversos soportes de exhibición”.

 
 

Facultad de Arquitectura
Universidad de Valparaíso
Chile