Ñaque, de la escena medieval a la dramaturgia experimental

14, 15, 21 y 22 de julio, 20:30 hrs.
“Ñaque” es el nombre que en la Edad Media se le daba a una compañía itinerante compuesta por dos actores. Ríos y Solano, son los personajes medievales que han caminado desde esa época para mostrar sus loas y comedias por diferentes pueblos, y lo han hecho con tanto empeño en su profesión, que sin darse cuenta han llegado al 2017.

Ese es el argumento central de la obra “Ñaque, o de piojos y actrices”, original del dramaturgo español José Sanchis Sinisterra, estrenada en 1980, que será  puesta en escena por las actrices Constanza Silva y Maite Colodrón del Colectivo Teatral Cuatro Féminas, los días 14, 15, 21 y 22 de julio, a las 20:30 horas en la Sala Negra UV, ubicada en Avenida Brasil #1647, Valparaíso.

 

Sobre la obra Constanza Silva explica que “el conflicto que crea la comedia y el drama al mismo tiempo es la descontextualización de estos personajes que en el fondo son actores medievales que se encuentran en un teatro propiamente contemporáneo”.

“El hilo conductor de la obra a realizar por Ríos y Solano, un total despropósito de comedias y recitales sin pies ni cabeza, se ve interrumpido por una desconexión con el entorno, instancia que permite un espacio para preguntarse sobre el oficio, el sentido de su ser, de su amistad y de su existir”, agrega.

En tanto, Maite Colodro indica que “la obra tiene  una perspectiva pedagógica, ya que muestra un recorrido por los diferentes tipos de compañías que existían en el medievo y cómo era su estilo de vida. El lenguaje cuidado y en jerga medieval termina de perfilar este texto, clásico contemporáneo de la dramaturgia española”.

Mujeres interpretando hombres

Respecto de montaje, la actriz Constanza Silva señala que “nuestra propuesta actoral no se relaciona con la cronología, ya que somos dos actrices que interpretamos a dos hombres, algo impensable para la época, un guiño que incluimos en nuestra propia definición de lo que debería ser esta propuesta teatral”.

Por su parte Maite Colodrón agrega que “hemos respetado casi en su totalidad la dramaturgia original y le hemos dado el carácter propio del humor y sensibilidad que dos mujeres, dos amigas, pueden llegar a desprender en escena. Nuestro referente estético para este tipo de humor ha girado en torno a los trabajos de Wes Anderson, buscando lo sutil y controlado en el gesto y la voz”.

 
 

Facultad de Arquitectura
Universidad de Valparaíso
Chile