Proyecto ganador del SOS Ciudades propone trasladar puerto de carga a Laguna Verde

Dirigido por Osvaldo Bizama.
Trasladar el puerto de carga a Laguna Verde y dejar la actual bahía de Valparaíso para terminal de pasajeros, centro de negocios portuarios, paseos, cultura y universidades es la propuesta del proyecto ganador del SOS Ciudades 2017, dirigido por el arquitecto Osvaldo Bizama, académico de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Valparaíso, junto al arquitecto argentino Gustavo Crembil, en representacion de Rensselaer. que contó con la participación de veinticinco estudiantes de arquitectura de España, Argentina, Francia y Chile.

El proyecto incluye tres desafíos que Valparaíso debería resolver, como son la vulnerabilidad territorial, el puerto y el borde superior, desarrollando un parque de orilla ciudadana, cuyo objetivo sería disipar posibles desastres provocados por desastres naturales por medio de árboles, donde además se mantendrían las operaciones de la terminal de pasajeros, el centro de negocios portuarios, un paseo verde y espacios para cultura y universidades.

El segundo tema que desarrolla el proyecto es un Parque Cumbrera con artefactos disipadores que permitirían redefinir la cota de agua para mitigar efectos de los incendios forestales y donde se asentarían ferias de intercambio barrial, centros de servicios y nuevas centralidades. Finalmente la iniciativa considera una plataforma portuaria que enfrente el desafío del corredor bioceánico, con un puerto de escala continental en Laguna Verde que incorpore una plataforma logística y se convierta en un polo de desarrollo tecnológico.

Al respecto, Osvaldo Bizama señala que “Valparaíso tiene hoy una oportunidad en su particular posición geopolítica de ser parte de los corredores bioceánicos  y generar nuevas formas de desarrollo, pero tomando en cuenta que hay un valor en sus condiciones patrimoniales que hay que respetar. La ciudad tiene tres temas no resueltos, tres grandes conflictos: el puerto, el cual genera una discusión si se queda, se mueve, o cambia su destino; el segundo punto es el borde superior, donde la segregación social está muy presente y la forma de cómo se configura es algo que está muy pendiente y tercero, la vulnerabilidad territorial”.

“Valparaíso adolece al día de hoy de planificación en sus sectores altos, lo que trae consigo déficit en infraestructura y equipamiento. A pesar que en los últimos desastres urbanos que ha tenido la ciudad, existe una serie de planes, muchos de ellos en ejecución de importantes obras de infraestructura, en los sectores altos aún hay una deuda pendiente para poder hacer frente de esto en forma importante”, agrega.

Laguna Verde

Respecto del proyecto ganador del SOS Ciudades 2017, Bizama explica que “Valparaíso debe hacerse cargo del mar del sur, que corresponde a la bahía de Laguna Verde, reorientando la vocación portuaria que la ciudad ha tenido desde su origen. Nuestro proyecto busca diversificar los programas, para descomprimir la bahía y liberar un borde costero ciudadano, con equipamientos públicos. Todo lo que corresponde al puerto de carga estaría en la bahía de Laguna Verde”.

El arquitecto asegura que “en términos técnicos, la bahía de Laguna Verde presenta mejores condiciones de su geografía marina que posibilita mayores operaciones desde el punto de vista portuario. De esa forma, se puede transformar en un polo tecnológico y de desarrollo importante y al liberar la actual bahía de Valparaíso, para entregarla al uso turístico y la vida cultural. Al unir estas dos piezas urbanas, propusimos un tercer elemento, que es un parque en la cumbrera de Valparaíso, que actúe como articulador de estos dos límites, con la posibilidad de generar infraestructura que permita mitigar los efectos del incendio, con artefactos que generan bruma, instalados en las quebradas y que humedezcan las condiciones ambientales en caso de posibles siniestro”.

Proyecto a 50 años

El arquitecto explica que “el objetivo del SOS Ciudades es instalar la discusión y detonar procesos de discusión ciudadana. Un idea de esta naturaleza es un proyecto país, porque propone hacerse cargo de la oportunidad bioceánica, en términos de estimación de costos es un proyecto que podría tomar cincuenta años en su desarrollo completo”.

En cuanto a los beneficios para la ciudad con la implementación de la iniciativa Bizama agrega que “Valparaíso podría volver a encontrarse con el mar de manera pública, de un borde costero ciudadano, muy conectado con el patrimonio, pudiendo además establecerse ahí un centro de negocios portuarios, de manera que la administración del puerto que esté en Laguna Verde siga existiendo en Valparaíso. Además se podría generar un polo de desarrollo portuario tecnológico que tiene directa relación con los nuevos asentamientos suburbanos de Placilla, completando de esta manera esta relación de espejo que existe en Valparaíso”.

Puerto principal

Sobre los argumentos que permitieron escoger su proyecto como el ganador, Bizama indica que “el foco está en entender esta otra mitad que no ha sido conquistada, esa es una tremenda oportunidad. Nuestra propuesta plantea un modo diferente de hacerse cargo del problema, que incluso coincide con los límites administrativos de la comuna para volver a transformar a Valparaíso no solo en el principal puerto de Chile, sino del Pacífico”.

“La Escuela de Arquitectura UV ha venido trabajando desde hace muchos años en estas problemáticas y de alguna manera esta propuesta es consecuencia de una serie de estudios, reflexiones que la escuela ha instalado como posibilidades para el desarrollo de Valparaíso”, asegura.

 
 

Facultad de Arquitectura
Universidad de Valparaíso
Chile